El Bacon más rompedor desembarca en el Prado


Más de sesenta pinturas del artista británico Francis Bacon (1909-1992) se exponen desde hoy y hasta el 19 de abril en el Museo del Prado. Bacon fue un pintor que a menudo ha sido catalogado como obsesivo, rompedor, grotesco, descarnado y hasta retratista de la pesadilla. La exposición del Prado sigue un curso muy parecido a la evolución temática del artista, con estos apartados: Animal, Zona, Aprensión, Crucifixión, Crisis, Archivo, Retrato, Memorial, í‰pico.

Para Bacon, el ser humano está sujeto a las mismas pulsiones naturales que cualquier otro animal: violencia, lascivia, miedo, sobrevivencia…

En las pinturas de Bacon destaca a menudo la angustia, los atributos malignos y las deformaciones fí­sicas. Una de las obsesiones y motivos recurrentes del artista británico es la crucifixión. Aunque Bacon era ateo, se sentí­a profundamentefascinado por el ritual del sacrificio y por los instintos de brutalidad y miedo.

Fruto de sus ávidas lecturas de la obra de Garcí­a Lorca, Francis Bacon elaboró también una larga serie de pinturas asociadas al mundo del toreo.

Paralelamente a la exposición, tendrán lugar algunas conferencias relacionadas con Bacon, que abordan aspectos como «El interés perturbador de Bacon por el arte español» (18 de febrero) o «Bacon: cambio y orden» (4 de marzo).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.