El Madrid de Ví­ctor Ullate


victor-ullate1Madrid no es sólo el nombre de una ciudad; es, sobre todo, el de un sentimiento de vidas ávidas de experiencias. Esto se refleja en el Barrio de las Letras y sus aledaños, foco de la cultura, el arte y el espectáculo, que recorremos de la mano de Ví­ctor Ullate, una leyenda viva del mundo de la danza.Texto: Marí­a corisco / Fotos: Guillermo Navarro

Quedamos donde los guiris. Sabemos que corremos el riesgo de no encontrarnos entre las hordas de turistas japoneses que asaetan con sus flashes el Palacio Real, pero nos parece el lugar idóneo para que Ví­ctor Ullate nos empiece a mostrar su Madrid, que no es sino el Madrid de la ópera, de los teatros, de las letras… De la cultura con mayúsculas. Un Madrid, el de los Austrias, que ha sido rescatado para el peatón y que, por tanto, impide que el taxi en el que viene el coreógrafo llegue hasta la plaza de Oriente, nuestro meeting point. Así­ que le vemos aparecer, caminando, entre las calles aledañas al Teatro Real, el mismo en el que estrenó en 2008 2 You Maestro, el espectáculo con el que conmemoraba el vigésimo aniversario de su compañí­a.

«Esta zona me encanta –nos dice mientras nos dirigimos a engañar con un café al frí­o invernal que envuelve a la ciudad–. Hubo un tiempo en el que incluso soñaba con venirme a vivir aquí­, a esta plaza. Pero fue imposible. Demasiado caro. Y, al final, opté por irme a las afueras. Añoraba el campo, aunque sigo viniendo muchí­simo por esta parte del centro porque es donde están los teatros, las exposiciones, los conciertos… Es donde está la vida cultural. Si volviera a Madrid, vivirí­a por aquí­».

victor-ullate4En el Café de Oriente –construido sobre los restos del Convento de San Gil, del siglo XVII– y ya al abrigo del frí­o, Ví­ctor Ullate comienza a contarnos su relación con Madrid, una relación de amor y de distancia que se ha ido tejiendo y destejiendo al mismo compás que su carrera en el baile. «Soy de Zaragoza, y allí­ inicié mis primeros pasos, de la mano de Marí­a de ívila. Llegué a Madrid cuando tení­a 15 años para formar parte de la compañí­a de Antonio. Mis primeros recuerdos de la ciudad son un poco de provinciano: madre mí­a, qué grande era la capital… Me iba a pasear al Retiro los dí­as de fiesta, viajaba mucho en metro y pensaba «˜ay, si yo tuviese un pisito en Madrid’, porque yo viví­a de patrona, en una casa con derecho a comida y cena».

Salimos a los jardines de la Plaza de Oriente y allí­ comienzan las fotos. Se quita la guerrera y es entonces cuando se deja entrever el cuerpo fibroso y ágil del bailarí­n que, a sus 60 años, todaví­a vive dentro de él. Un cuerpo menudo, «pequeño», como le dijo el genial Maurice Béjart el dí­a en que Ullate, con tan sólo 17 años, acudió a pedirle trabajo en su compañí­a. «Bailé para él, me dijo que era muy pequeño, y yo le contesté «˜eso ya lo sé, pero ya verá usted lo que da de sí­ el pequeñito…’ Le hice gracia, me contrató y pasé los siguientes 14 años de mi vida a su lado».

Se emociona cuando habla de Béjart, su gran figura de referencia. «Me decí­a «˜mon petit Ví­ctor, tú eres mi hijo…’ y no mentí­a, él era como mi padre». Pero los hijos vuelan y, cuando a Ullate le planteó Jesús Aguirre la posibilidad de crear el Ballet Nacional de Danza, no pudo decir que no. Y así­ volvió a vivir en Madrid, muy cerca de las calles que ahora vamos recorriendo, camino de la Plaza Mayor. «Me instalé en una buhardilla cerca de Tirso de Molina. Recuerdo que bajaba todos los dí­as a desayunar churros. Claro que eso era cuando todaví­a los comí­a».

Por eso, para él no son una tentación los innumerables bares de tapeo que salpican los alrededores de la Plaza Mayor y que hacen las delicias no sólo de los turistas, sino de los madrileños en general. «No me gusta ir de picoteo –reconoce, como disculpándose por no compartir una costumbre tan castiza–. Adoro esta zona, me parece de lo más bonito de Madrid, pero no para ir de tapas».

Ya en la Plaza Mayor, las palomas y los turistas se disputan alegremente el espacio, mientras junto a los soportales se arremolinan filatélicos, caricaturistas, artistas callejeros, estatuas humanas… Seguimos nuestro paseo y nos vamos encaminando hacia el Barrio de las Letras, nuestro punto de destino. Son calles estrechas y bulliciosas, en las que las tiendas de diseño conviven con chamarilerí­as, bodegas y tahonas de ayer. Solera frente a minimalismo; vanguardia frente a tradición. Ví­ctor se detiene en una tienda de artesaní­a hindú, Jesús y Buddha, en donde tiene buenas amigas.

«Hay un antes y un después de conocer La India. Me apasiona la cultura oriental, me tienta el budismo, me inspira paz. De allí­ saqué la inspiración para mi ballet Samsara». A la salida, nos comenta cómo, «cuando estaba tendido en una sala de operaciones, convencido de que todo acababa, mi mente viajó a Oriente». Porque Ullate, que ha tenido varios infartos, padece desde hace ochos años aterosclerosis, una enfermedad de las arterias que no ha conseguido alejarle del mundo de la danza.

victor-ullate3En el espectáculo 2 You Maestro sale al escenario haciendo el papel de maestro, y el alumno es su hijo Josué, de 15 años, que «ha nacido para bailar, tiene esa estrella». Tiene otros dos hijos, Ví­ctor y Patrick. «Tener hijos mayores es genial. Con ellos no me siento como un padre convencional, sino como un amigo mayor que les aconseja. Cuando tienes tanta relación con chavales no te ves mayor, te dan una energí­a diferente, te hacen sentirte joven. Me siento, te lo digo en serio, como si tuviera 40 años, no 60″.

No los aparenta, desde luego. Camina con paso ágil y elástico, y viste como lo harí­a cualquier muchacho de su compañí­a. Se detiene a leer las frases de dramaturgos célebres que jalonan la calzada de las calles colindantes a la Plaza de Jacinto Benavente, una plaza concurrida a cualquier hora del dí­a: desde primeras horas de la mañana, con los visitantes que se acercan desde ella a la Puerta del Sol, hasta últimas de la noche, cuando los cines y los teatros expulsan a los espectadores más tardí­os. Hay cafés, bares y restaurantes a porrillo, pero ya sabemos que Ví­ctor es inmune a su reclamo. En cambio, se deja tentar por el escaparate de una tienda de manualidades, a donde acude a comprar los óleos, pinceles y trastos necesarios para dar rienda suelta a su última afición: la pintura.

Una voz nos interrumpe, «¡Ví­ctor!», y Ví­ctor se vuelve y se da de bruces con Tony Fabre, director artí­stico adjunto de la Compañí­a Nacional de Danza 2, o, lo que es lo mismo, el segundo de Nacho Duato. Se abrazan, charlan un rato, se dicen adiós. Ullate también tiene un adjunto, una mano derecha. Es Eduardo Lao, tantos años trabajando juntos… De Eduardo, precisamente, ha salido la idea de este homenaje al Maestro, homenaje que es un recorrido por su vida. «Me halaga tremendamente que me llamen maestro. Yo he sido maestro de Eduardo, él es ahora maestro a su vez. He hecho realidad muchos sueños (Tamara Rojo, íngel Corella, Lucí­a Lacarra, Igor Yebra, Marí­a Giménez, Joaquí­n de Luz, Rut Miró…)  y me ilusiona ver que triunfan, que son importantes dentro del mundo de la danza».

Una tienda de pintura, un colega, un escaparate… Cualquier cosa origina una nueva conversación. Y así­, charlando, llegamos a la Plaza de Santa Ana, el corazón del Barrio de las Letras y uno de los más importantes centros turí­stico-culturales de Madrid. Aquí­ hay de todo. Infinidad de lugares de copas, desde la taberna taurina más clásica al bar lounge más cool; no en vano estamos en la zona que popularmente se conoce en Madrid como Huertas –por la calle de ese mismo nombre–, y que desde hace más de 30 años es uno de los lugares de marcha más conocidos.

victor-ullate2Pero también hay hueco para la cultura, y todo el barrio está teñido por ella. Para empezar, en la misma plaza, frente a una estatua de Federico Garcí­a Lorca, está el Teatro Español, cuyo edificio de fachada neoclásica, obra de Juan de Villanueva, se levanta en el mismo solar del legendario Corral de la Pacheca, en donde, en el siglo XVI, ya se realizaban representaciones. Ullate acude a todos los espectáculos que se estrenan en este teatro, «y a muchos otros.

Voy todas las semanas, es una forma de expresión a la que me siento muy cercano». Por eso es asiduo visitante de esta zona, ya que, en un radio de apenas 200 metros, se encuentran el Teatro Marquina, el del Prí­ncipe, el Calderón…

Pero la cultura también está presente en los nombres de las calles: Lope de Vega, Cervantes, Quevedo, Echegaray… conforman el callejero de esta zona en la que iglesias monumentales y palacetes como el del Ateneo o el de la Real Academia de la Historia se dan la mano con viviendas modestas de tejados empinados. «¡Me encanta ver los tejados de Madrid!», dice de pronto Ví­ctor, y allá que nos vamos.

Desde una terraza privilegiadamente situada en la Plaza de Santa Ana, la ciudad se extiende ante nuestros ojos. Y, desde allí­, alcanzamos a ver otros de los lugares fetiche del bailarí­n: el Cí­rculo de Bellas Artes, el Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofí­a, el Museo Thyssen –»soy un fanático del arte y de las exposiciones»– y, un poquito más allá, pero también muy cerca, el Museo del Prado.  «Esta zona es un auténtico privilegio», concluye, como también ha sido un privilegio para nosotros poder compartir con él este paseo.Un paseo con un hombre que ha recibido el Premio Nacional de Danza, la Medalla de Oro de las Bellas Artes, el Max de honor por su trayectoria… y que continúa sintiéndose «un hombre corriente, con una vocación que le hace feliz».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.