El pintor Luciano Esteban expone sus obras en el Hotel Eurostars Plaza Acueducto de Segovia


02

El Hotel Eurostars Plaza Acueducto de Segovia, tiene el orgullo de albergar en sus instalaciones una pequeña exhibición de obra del renombrado artista segoviano Luciano Esteban.  Las obras estarán expuestas en las instalaciones del hotel del 27 de diciembre de 2011 al 27 de mayo de 2012.

Luciano Esteban (Segovia, 1964) es un pintor con una larga trayectoria expositiva. Formado en la escuela de artes y oficios artí­sticos del ayuntamiento de Segovia, pasa posteriormente por la escuela de Artes Aplicadas y Oficios de Segovia, por el taller de pintura de Castilla y León y por el Taller de la pintora Alicia Urda,  hasta 1996 año en que monta su propio Taller.

El pintor ha sido galardonado con diversos premios de pintura y sus obras han sido expuestas tanto a nivel nacional como internacional. Además sus obras están presentes en colecciones privadas y públicas de México y Colombia, así­ como en España en Madrid, Castilla La Mancha, Castilla León y Navarra.

La obra de Luciano Esteban se enmarca dentro de la abstracción, y podrí­amos definirla como una depuración sublime del motivo sensible. En su obra aunque exista cómo punto de partida una referencia a lo figurativo, no es esto lo que se evoca, sino la sensación lenta y gradual de la gestación creativa. Este efecto se genera a partir del ritmo cromático de las piezas, siendo sobrio pero lleno de matices. Demostrando la habilidad y capacidad del artista para conseguir variaciones de temperatura  de un determinado tono predominante, pero usando para ello una contraposición neta y sin elementos superfluos. Partiendo de estos ritmos y colores, el artista consigue desarrollar esta abstracción llena de sentido y de espontánea estructuración plástica

7

Las obras de Luciano son el resultado de lo que podrí­amos llamar la «Sí­ntesis del Paisaje». í‰stos suponen para el artista el punto de inicio hacia la abstracción <<el paisaje es a veces un pretexto para contar cosas>>, dejando de lado el elemento figurativo original e introduciéndose sutilmente hacia la descomposición progresiva de las formas, para desligarlas de los clichés y simplificarlas en lí­neas o curvas <<Siempre me debato ante la inflexibilidad de la lí­nea recta y el dinamismo de la curva>>.

Todo ello para acabar mostrándonos la sensación inherente en sus cuadros: <<mi obra es reflexiva, se dedica al silencio>>, que es en último término lo que describe el paisaje. Estas descripciones están dotadas de una nueva definición: La atmósfera y el color actúan como vértices de un discurso que asume la sí­ntesis de lo observado, eliminando cualquier elemento superfluo que se interponga entre los dos locutores de su obra, el propio artista (el espectador) y el paisaje observado.  Así­ el paisaje se desahoga y libera de su continuo modelo,  presentándose ante nosotros como un ejercicio plástico de puro color.

Los cuadros de Luciano Esteban  son un reto para el que observa, ya que nos hacen apreciar el objeto desde diferentes puntos de vista, mostrándonos una belleza que supera nuestras posibilidades de control.*

img_0011

*Textos de Referencia: Artí­culos de Carlos Delgado para El Punto de las Artes (9 de Febrero de 2006 y 15 de  junio 2006).  Artí­culo de José Marí­a Sanchez para la suplemento Cultura, La Razón Domingo 18/2006.   Artí­culo de Milagros Arribas para Revistart num. 119.

Los comentarios están cerrados.