El Valle-Inclán más actual, de nuevo en la escena de Madrid


valleinclan

Valle-Inclán vuelve al protagonismo, si es que alguna vez estuvo alejado de él. Y lo hace con una triple entrega del Centro Dramático Nacional que pone de relieve, a pesar del paso del tiempo, la modernidad del autor gallego, que expresa en estas obras la belleza de lo feo, la miseria humana y las pasiones más animales de nuestra especie. La cita es en Madrid, en el teatro que lleva su nombre, el Valle-Inclán.

Desde el 30 de abril y hasta el 21 de junio, el Centro Dramático Nacional interpreta en el Teatro Valle-Inclán «Avaricia, lujuria y muerte», que comprende tres piezas de las cinco que Valle-Inclán recogió en su compendio «Retablo de la avaricia, lujuria y muerte». Son tres obras que no tienen una trama en común: quizá el único nexo entre las tres piezas es ese aire noturno y sórdido en que se desenvuelven las tres historias.

En sintoní­a con ese mundo de espejos, sombras y movimientos reflejos que simpre cultivó Valle-Inclán, Ligazón, la primera historia, es un «auto para siluetas», según reza el subtí­tulo, mientras que las otras dos, Rosa de Papel y La Cabeza del Bautista, son «melodramas para marionetas».

Las historias que ponen en escena los directores destilan magia, sordidez, oscuridad, mucho simbolismo y también, como no, un «˜puñaí­to’ de onirismo y una pizca generosa de esperpento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.