Ciro Miró: «Pintar me ayuda a meterme en los personajes»


Ciro Miró ha actuado en pelí­culas como «˜Los últimos de Filipinas’, «˜El faro de las orcas’ o «˜Que Dios nos perdone’. También lo hemos visto en las series de televisión «˜La Embajada’, «˜La que se avecina’ y «˜El comisario’. Coincidiendo con la Semana de la Moda Baño de Gran Canaria, mañana estrena el cortometraje «˜FashionLins: Custo Barcelona’, dedicado al diseñador Custo Dalmau. En el ví­deo, rodado en la isla y dirigido por Manuel Velasco, el actor canario trabaja con su hermana Kira Miró y con Leticia Etala entre las dunas de Maspalomas.

Ciro Miró, Eurostars Berlin LCInstalado en Berlí­n, Ciro Miró nos habla de su experiencia en el rodaje, nos cuenta cómo prepara sus papeles y nos descubre su pasión por la pintura, que define como «una huida hacia delante». También repasa su visita al Eurostars Berlin Hotel LC en la que, como buen artista, no ha pasado por alto la abundante luz cenital. Os invitamos a conocer mejor a este actor polivalente.

Mañana se estrena el corto «˜FashionLins: Custo Barcelona’. ¿Qué nos puede adelantar?

Es un «fashion-film» hecho con mucho cariño, dirigido por Manuel Velasco, con el que tuve el lujo de coincidir en la ECAM (Escuela de Cinematografí­a y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid).

El corto tiene una gran influencia del maravilloso ciclo  ochentero, con matices de Spielberg, en cuanto al realismo mágico se refiere. La diversidad de paisajes que Gran Canaria ofrece está presente en el cortometraje jugando uno de los papeles principales en esta historia.

Las Canteras, el Confital o el increí­ble Roque Nublo, son la excusa perfecta para presumir de la luz única que encontramos en nuestro archipiélago, capaz de enamorar a cualquier director de fotografí­a (y no sólo a los directores de foto…)

Es una historia muy linda, acompañada de grandes profesionales, localizaciones potentes y vestidos de la mano del gran Custo Barcelona.

¿Cuál es su papel?

Yo soy el asistente de Irene (interpretado por la gran Leticia Etala), la fotógrafa a la que Custo le encarga su nuevo catálogo para presentar la nueva colección en Moda Cálida.

La historia se sucede entre las dunas de Maspalomas. No es la primera vez que rueda en casa, ¿qué le gusta de trabajar en tu tierra?

Para mí­ venir a trabajar en la isla en la que crecí­ es una maravilla. Teniendo en cuenta que mi pasión (la interpretación) fue la única responsable de que yo abandonara esta tierra, no puedo ser más feliz si es esa misma pasión es la que me trae de vuelta.

También estará su hermana Kira Miró. ¿Habí­a rodado antes con ella?

Sí­. No todo lo que me gustarí­a, pero hemos coincidido alguna vez. Trabajar con mi hermana Kira es algo único que no sé cómo expresar. A parte de la admiración y el amor que siento por ella, es una actriz increí­blemente profesional, trabajadora y generosa. Para mí­, de lo mejor que tenemos en el panorama actual. Estoy deseando coincidir con ella otra vez.

Vive en Berlí­n. ¿Cómo es el ambiente cultural allí­ para un artista?

Vivo allá donde me lleve mi trabajo. Berlí­n es una ciudad que estoy frecuentando mucho. El ambiente cultural  es muy rico, sin olvidar que Berlí­n es una ciudad económicamente pobre. Como escaparate para darte a conocer está muy bien, pero no es una ciudad en la que se pueda vivir del arte. Hay artistas de todo el mundo y hay muchos espacios para exhibir, pero faltan consumidores…

«Me ha encantado el Eurostars Berlin Hotel LC. Tan luminoso y tranquilo a la vez»

Además del alemán, ¿qué idiomas habla?

Me gustan mucho los idiomas,  pienso que un actor se abre más puertas si es capaz de interpretar en otras lenguas. Estudié italiano pensando en la comedia italiana, alemán en el cine histórico, en esa escuela frí­a del menos es más y en las increí­bles historias que tiene Alemania por contar. Inglés porque te da acceso a múltiples coproducciones y es el idioma de Shakespeare. Y por supuesto castellano, que es mi idioma materno.

En alguna ocasión has dicho que pintar es para ti «una necesidad» y que pintas en cada sitio al que vas. ¿También en los hoteles?

Sí­, la pintura me ha estado acompañando toda mi vida. Tuve la suerte de pasar gran parte de mi infancia con mis abuelos. Mi abuelo era un pintor maravilloso, Baudilio Miró Mainou. Su sensibilidad me caló tan profundo que los llevaré siempre presentes.

Pintar es una forma de reconectarme con esa etapa de mi vida. Pinto paisajes canarios. A veces me ayuda a meterme en los personajes tratando de mostrar su universo interno  a través del paisaje, composición  y color. Para mí­ la pintura es una  huida hacia adelante.

Ciro Miró¿Qué tipo de obra pinta?

Pinto paisajes expresionistas, aunque intento huir de las etiquetas, una hazaña difí­cil es estos tiempos. Mi idea es que si pusieras un cuadro mí­o entre otros,  la gente sea capaz de saber cuál he pintado yo. Busco una personalidad, un carácter propio, un sello único.

Siempre en acrí­lico, ya que me permite ser más impulsivo y al terminar; recoger rápidamente. Un recurso que para pintar de «Take away» es bastante más cómodo que el óleo.

En el Eurostars Berlí­n Hotel LC organizamos exposiciones. ¿Qué le ha parecido el hotel?

Me ha encantado. Muy acorde con la arquitectura moderna de Berlí­n. Los techos altos en la recepción y los balcones que dan al interior son una maravilla. También me impactaron las cristaleras en el techo por las que entra tanta luz, algo que escasea en esa ciudad. Tan luminoso y tranquilo a la vez.

En varias de sus pelí­culas, como «Los últimos de Filipinas» interpretaste a un jinete. ¿Le ha ayudado a especializarse?

Sí­, mucho. Montar a caballo te ayuda a acceder a papeles en los que otros actores se  descartan inmediatamente. Te da la opción de interpretar sobre todo papeles de época.

También practica esgrima y otros deportes. ¿Cómo de importante es estar en forma para un actor?

La esgrima es un deporte que me encanta, soy además profesor. Mi arma favorita es el sable. Esta temporada 2016/2017 conseguí­ el tí­tulo de campeón de Berlí­n por equipos. Es un deporte que da mucha presencia y concepto del espacio, aparte de coordinación, reflejos y toma de decisiones rápidas, algo que ayuda mucho, por ejemplo,  en las improvisaciones.

Me encanta correr en el campo, el yoga, nadar en el mar, la bici de montaña y de carretera. Me gusta el snow board y la equitación. Un actor debe mostrar respeto por su cuerpo, mantener siempre la maquinaria a punto, pues es una de las herramientas más importante que tenemos. Si no cuidamos esto, estamos descuidando la calidad del producto que vendemos.

En una ocasión dijo que le encantarí­a trabajar con Amenábar y representar personajes reales. ¿A quién le gustarí­a dar vida en la pantalla?

Me encantarí­a interpretar personajes totalmente diferentes. Convertirme en una estrella de rock,  en  un pintor de finales del siglo XVIII, un guerrero medieval, una diva de  la noche canalla de los 80, un detective privado en los 90, un espí­a en la Guerra Frí­a. Un poeta solitario en algún lugar perdido de Sudamérica.

En un renegado autodestructivo, un padre de familia enamorado de la vida, un asesino con esquizofrenia paranoide, un abogado de éxito, o un guí­a de montaña apasionado de los deportes de riesgo.

A lo mejor todos a la vez… ¿por qué no?

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Hay varios pero es tradición no hablar  de ello hasta que se haya firmado el contrato, así­ que sólo te puedo contar el del año que viene, en la í“pera de Graz (Austria), el tango-opera «˜Marí­a de Buenos Aires’, escrito por Astor Piazzola.

Ciro Miró, Eurostars Berlin LC

Por: Elena Jorreto