Eurostars Hotels rinde homenaje a los grandes autores de la literatura universal en el nuevo Hotel Das Letras de Lisboa


O mar salgado, quanto do teu sal

Sí£o lágrimas de Portugal!

Por te cruzarmos,quantas mí£es choraram,

Quantos filhos em ví£o rezaram!

Quantas noivas ficaram por casar

Para que fosses nosso, ó mar!

 

Valeu a pena? Tudo vale a pena

Se a alma ní£o é pequena.

Quem quer passar além do Bojador.

Tem que passar além da dor.

Deus ao mar o perigo e o abismo deu,

Mas nele é que espelhou o céu.

En Eurostars Hotels estamos de enhorabuena con la apertura del Hotel Eurostars das Letras, donde rendimos homenaje a los más grandes autores de la literatura universal. Se trata un establecimiento con 107 habitaciones, cada una de ellas dedicada a un gran literato, de Shakespeare a Flaubert, de Pushkin a Thomas Mann, de Cervantes a Lord Byron, de Homero a Lorca, de Faulkner a Petrarca. Siempre de la mano con la cultura. El Eurostars das Letras supone, para los amantes de la literatura, un nuevo aliciente para acercarse a esta siempre romántica ciudad que se besa con el océano y le entrega el caudal del Tajo.

Para aquellos que no puedan acudir a Lisboa, les ‘regalamos’ aquí­ tres suculentos pasajes de los que amenizan nuestras estancias. El de arriba es de Fernando Pessoa (Mar Portuguíªs); los dos de abajo son fragmentos de Calderón (La vida es sueño) y de Antoine de Saint-Exupéry (Le Petit Prince / El Prinipito).

Sueña el rico en su riqueza

que más cuidados le ofrece;

sueña el pobre que padece

su miseria y su pobreza;

sueña el que a medrar empieza,

sueña el que afana y pretende,

sueña el que agravia y ofende;

y en el mundo, en conclusión,

todos sueñan lo que son,

aunque ninguno lo entiende.

 

Yo sueño que estoy aquí­

destas prisiones cargado,

y soñé que en otro estado

más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí­.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.

——————————-

si vous leur dites: «La preuve que le petit prince a existé c’est qu’il était ravissant, et qu’il voulait un mouton. Quand on veut un mouton, c’est la preuve qu’on existe» elles hausseront les épaules et vous traiteront d’enfant! Mais si vous leur dites: «La planí¨te d’oí¹ il venait est l’astéroí¯de B 612» alors elles seront convaincues, et elles vous laisseront tranquille avec leurs questions. Elles sont comme í§a. Il ne faut pas leur en vouloir. Les enfants doivent íªtre trí¨s indulgents envers les grandes personnes.

si les decimos: «La prueba de que el principito ha existido está en que era un muchachito encantador, que reí­a y querí­a un cordero. Querer un cordero es prueba de que se existe», las personas mayores se encogerán de hombros y nos dirán que somos unos niños. Pero si les decimos: «el planeta de donde vení­a el principito era el asteroide B 612», quedarán convencidas y no se preocuparán de hacer más preguntas. Son así­. No hay por qué guardarles rencor. Los niños deben ser muy indulgentes con las personas mayores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.