La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina


la chica que son?aba  gasolina:Maquetación 1Lilith Salander es a la vulgaridad lo que los padres jesuitas al budismo: donde se encuentran no hay disputa que se acabe ni se encuentra calma ni silencio. Devastadora, pequeña, inteligentí­sima, amoral, perfecta ladrona y promiscua si cabe, una de las mujeres más atrayentes en el imaginario masculino desde su homónima bí­blica.

Ya no es que Stieg repase la foto fija de nuestro tiempo: tráfico de mujeres, mafias del Este, moteros mongoloides de alcohol y drogas, periodismo basura, judicatura de capullos…, sino que dibuja Suecia como un tierno escupitajo. (Stieg Larsson. Ed. Destino)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.