Pasando unos dí­as en la Ciudad de Segovia


SegoviaNuestra propuesta para estas vacaciones pasa por unos dí­as en Segovia, alejado de las grandes aglomeraciones y del turismo de playa, en un enclave diferente que le permitirá disfrutar de una ciudad única y un conjunto de actividades únicas.

Según lo que se lee en la Wikipedia, «el poblamiento de Segovia es antiguo. En el lugar que hoy ocupa el Alcázar existí­a un castro celta. Durante la época romana pertenecí­a al convento jurí­dico de Clunia. Se cree que la ciudad fue abandonada tras la invasión islámica. Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI de Castilla, el yerno del rey Alfonso VI, el conde Raimundo de Borgoña, junto con el primer obispo de su reconstituida diócesis, el también francés Pedro de Agen, empieza la repoblación de Segovia con cristianos procedentes del norte de la pení­nsula y de más allá de los Pirineos, dotándola de un amplio concejo cuyas tierras cruzaban la sierra de Guadarrama e incluso la lí­nea del Tajo.

«Durante el siglo XII Segovia sufrió importantes disturbios en contra de su gobernador, ílbar Yáñez, y posteriormente como parte de las luchas del reinado de Doña Urraca. A pesar de estos desórdenes, su situación en las rutas de la trashumancia la convirtió en un importante centro del comercio de la lana y de las manufacturas textiles (cuya existencia está documentada desde el siglo XII). El final de la Edad Media es una época de esplendor, en la que acoge una importante aljama hebrea; sienta las bases de una poderosa industria pañera; desarrolla una espléndida arquitectura gótica y es corte de los reyes de la Casa de Trastámara (ya Alfonso X el Sabio habí­a acondicionado el Alcázar como residencia real). Finalmente, es en Segovia donde Isabel la Católica es proclamada reina de Castilla (13 de diciembre de 1474).

«Como todos los centros textiles castellanos, se unió a la sublevación de las Comunidades, teniendo una intervención destacada, al mando de Juan Bravo. A pesar de la derrota de las Comunidades, el auge económico de la ciudad continuó durante el siglo XVI, llegando en 1594 a 27.000 habitantes. Después, como casi todas las ciudades castellanas, entró en decadencia, de forma que apenas un siglo después, en 1694, sólo contaba con 8.000 habitantes. A principios del siglo XVIII se intentó revitalizar su industria textil, con escaso éxito. En la segunda mitad del siglo, dentro de los impulsos ilustrados de Carlos III, se hace un nuevo intento de revitalización creando la Real Compañí­a Segoviana de Manufacturas de Lana (1763). Sin embargo, la falta de competitividad de su producción hizo que la corona le retirase su patrocinio (1779). También en 1764 se habí­a inaugurado el Real Colegio de Artillerí­a, la primera academia militar de España, que todaví­a se encuentra en la ciudad. En 1808 fue saqueada por las tropas francesas durante la guerra de la Independencia. Durante la Primera Guerra Carlista las tropas del pretendiente Don Carlos atacan sin éxito la ciudad. Durante el siglo XIX y primera mitad del XX, Segovia experimentó una recuperación demográfica fruto de una relativa revitalización económica.

«Tras ser un emporio militar bajo el Imperio romano, Segovia vive su época de esplendor durante la Edad Media, al convertirse en lugar de residencia de la corte de los Trastámara y ser un importante centro de actividad ganadera y textil. A este periodo se debe la construcción de un elevado número de edificios románicos, riqueza patrimonial que aún se conserva.

Segovia

Lugar histórico

La puerta de entrada al casco histórico de Segovia es el Acueducto romano, en la plaza del Azoguejo. Esta joya de ingenierí­a, construida bajo la Roma imperial (s. I), transportaba agua a la ciudad alta desde 15 kilómetros de distancia. Sus 163 arcos y sus 29 metros de altura, en su punto más alto, se sustentan gracias a sillares de piedra de la Sierra de Guadarrama sin argamasa, plomo o mortero.

La Segovia Intramuros

La ciudad intramuros nos reserva importantes construcciones medievales y renacentistas, como la Casa de los Picos, la Alhóndiga o el Torreón de los Lozoya. El primero de estos monumentos data del siglo XV y su fachada decorada con puntas de granito acoge actualmente a la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios. La Alhóndiga, un antiguo granero gótico, y el Torreón, estructura defensiva del siglo XIV, se dedican hoy a exposiciones culturales.

Hasta llegar a la Plaza Mayor y la Catedral, llamada «la dama de las catedrales», debemos detenernos en importantes templos religiosos. En la plaza de Medina del Campo se alza la iglesia de San Martí­n, donde los elementos mozárabes, románicos y mudéjares se despliegan por arquerí­as y capiteles. La antigua juderí­a segoviana debí­a asentarse en un sector próximo a las murallas, ya que el Convento del Corpus Christi se levanta sobre una antigua sinagoga. Por su parte, San Miguel fue el lugar elegido para la coronación de Isabel la Católica como Reina de Castilla.

A un paso de la Plaza Mayor porticada encontramos uno de los últimos edificios góticos levantados en España, la Catedral. Empezada a construir en el siglo XVI en gótico tardí­o, en su factura destacan algunas piezas de la catedral vieja como un claustro gótico hispano-flamenco, la sillerí­a del coro y la fachada principal. De datación más reciente son la puerta de San Frutos, el ábside, el retablo mayor (obra de Sabatini en estilo barroco) y el trascoro neoclásico de Ventura Rodrí­guez. En las capillas menores podemos observar esculturas de Juan de Juni y Gregorio Hernández. Estos nombres propios pertenecen a algunos de los mayores artí­fices del barroco y el neoclásico español. El Museo Catedralicio nos ofrece también una importante colección de arte religioso de diversas épocas históricas.

El barrio de los Caballeros también se encuentra intramuros. Aquí­ se dan cita ricas casonas y palacios de familias nobiliarias como los palacios de los Floresta, Conde Cheste o Uceda-Peralta. Numerosos templos románicos se reparten por este barrio, como la iglesia de San Juan de los Caballeros (que alberga el Museo Zuloaga), San Nicolás (hoy Taller Municipal de Teatro) o San Esteban, construcción del siglo XIII cuya torre y atrio son una de las joyas del románico tardí­o español. Entre bellas muestras de la arquitectura militar medieval, como son la Torre de Hércules y el Torreón de Arias Dávila, se alza la iglesia de la Trinidad, uno de los vestigios románicos mejor conservados de la ciudad.

Y en un extremo de este recinto amurallado, se perfila sobre un cortado el Alcázar, tras los jardines de la Reina Victoria Eugenia (en este enclave se alzaba la catedral vieja). En su exterior impresiona el conjunto formado por una torre de 80 metros y doce torrecillas más, y su foso defensivo. Diversos patios, salones y estancias pueden visitarse, e incluso subir a lo alto de la torre almenada y admirar el paisaje segoviano.

La Segovia extramuros nos ofrece un itinerario entre plazas, jardines y numerosas construcciones románicas. Así­, podemos acercarnos a la iglesia de San Millán, una de las mejores muestras del arte segoviano del siglo XII, con su torre mozárabe, su atrio y sus ábsides. Por su parte, destacan en San Clemente su ábside de arcos ciegos y en San Justo unas excepcionales pinturas románicas. Para conocer uno de los mejores artesonados mudéjares de Segovia tenemos que dirigirnos al monasterio de San Antonio el Real, antigua residencia de verano del rey Enrique IV. Aquí­ podremos admirar también piezas flamencas del siglo XV, mobiliario, libros, ropajes y esculturas de la época.

También en Segovia podemos visitar la Casa-museo del escritor Antonio Machado y el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, pintor de renombre internacional.

Fuera del casco urbano segoviano nos esperan las iglesias de San Lorenzo (románica con torre mudéjar) y de la Vera Cruz (de planta poligonal de origen templario) y los monasterios de Santa Cruz la Real (en estilo gótico isabelino) y de El Parral (perteneciente al gótico florido).

Segovia

Segovia al completo

La provincia de Segovia nos ofrece diversas rutas para conocer su historia, su arte y su cultura. El palacio de La Granja de San Ildefonso, el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Valsaí­n y el palacio y bosque de Riofrí­o son algunos de los puntos de interés de la Ruta de los Reales Sitios. La Ruta del Mudéjar nos pondrá en contacto con este peculiar estilo artí­stico en lugares como Santa Marí­a la Real de la Nieva, Coca o Cuellar. Otro de los mayores atractivos de Segovia es su Ruta de los Castillos, en la que además de la arquitectura defensiva de Turégano y Castilnovo podemos visitar las localidades de fuerte sabor medieval de Fuentepelayo y Sepúlveda. El Parque Natural de las Hoces del Rí­o Duratón y su iglesia de Santiago nos mostrarán excepcionales paisajes. Y para acercarnos a la arquitectura popular, nada mejor que realizar la Ruta de los Pueblos Serranos, que nos llevará a Sotosalbos, Pedraza y Riaza.

Cualquier punto de la provincia es un buen lugar para degustar la cocina segoviana. Los judiones de La Granja, la sopa castellana (de ajo y pan) y los asados de cochinillo y cordero, se suman a calderetas (guisos de carne) y platos de caza. El chorizo de Cantimpalo tiene merecida fama, al igual que el ponche segoviano. Los vinos de la Denominación de Origen Ribera del Duero acompañarán a estos manjares.

El restaurante del Parador de Turismo de Segovia nos ofrece una amplia carta en la que podemos probar alguno de estos platos, preparados en horno de leña. Sus modernas instalaciones nos brindan una de las mejores vistas de la ciudad.

Propuesta Eurostars

Para este agosto, desde el hotel Eurostars Plaza Acueducto, en la ciudad de Segovia, se nos proponen una serie de actividades. Un ejemplo de lo que decimos: rutas 4×4 en cursos con monitor, rodajes de cortometrajes amateur, luchas medievales, concursos RAID con GPS… toda una serie de actividades que se pueden llevar a cabo con solo comentarlas al hotel antes de realizar su reserva.

El hotel Eurostars Plaza Acueducto se encuentra enclavado a las puertas del casco viejo de la ciudad y del Acueducto, que puede ser contemplado desde alguna de las habitaciones. Se trata de un edificio clásico, pero totalmente renovado para su inauguración en el 2006. En su interior ambiente y decoración se aúnan para ofrecerle una estancia memorable.

Más información y reservas en:

Eurostars Plaza Acueducto
AVDA PADRE CLARET 2-4
SEGOVIA CP 40001

Teléfono 921413403
Fax 921436999
E-mail reservas@eurostarsplazaacueducto.com

Commons alberga contenido multimedia sobre Segovia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.