Arquitectura japonesa en Barcelona: de Isozaki a Toyo Ito


Torres Porta Fira

Barcelona inició un idilio de amor con los trazos de la arquitectura japonesa de la mano de Arata Isozaki, allá por los años años de la ciudad preolí­mpica, y desde entonces ese amor ha madurado y ha crecido para extenderse en la actualidad a muchos otros puntos de la ciudad. Hoy, Toyo Ito ha tomado el testigo de Isozaki.

El primer gran proyecto japonés en Barcelona fue el Palau Sant Jordi, diseñado por Isozaki. En esa Barcelona en que la nominación olí­mpica aún era un sueño, en 1985 se iniciaron las obras del gran anfiteatro deportivo que habrí­a de suponer un gran espaldarazo a la candidatura olí­mpica. A finales de los 80, toda Barcelona asistió atónita a la elevación hidráulica durante unos dí­as de la cubierta del nuevo pabellón. El Palau Sant Jordi, cuyas obras terminaron en 1990, fue la joya de la corona del anillo olí­mpico.

Arata Isozaki, cuyo cuartel general está ubicado en el corazón del barrio barcelonés de Gracia, ha llevado a cabo otros proyectos en la capital catalana, entre los que destaca el diseño de todos los nuevos accesos a Caixa Forum, de tal modo que la simbiosis entre el antiguo edificio modernista de la Casa Ramona y las nuevas instalaciones ideadas por el arquitecto japonés crean un ambiente muy sugerente, cómodo y atractivo.

Parece que el nido de amor entre Isozaki y Barcelona está ubicado en la montaña de Montjuic, porque también el tercer gran proyecto de Isozaki en la ciudad se encuentra al pie de la montaña mágica. Se trata del ambicioso proyecto del Distrito 38 (D-38), un gran parque de oficinas de más de 100.000 metros cuadrados enclavado entre el Paseo de la Zona Franca y la montaña. El proyecto del D-38, en el que participan varios despachos de arquitectos, aún tardará unos años en finalizarse.

Toyo Ito (Seúl, 1941) es hoy uno de los arquitectos más reconocidos del mundo. Y de un tiempo a esta parte, tampoco él se ha resisitido a los cantos de sirena que la capital catalana emite continuamente a los más reputados arquitectos del mundo. Toyo Ito ha jugado un papel fundamental en la expansión de la nueva área de negocios de Barcelona que se ha creado con la interconexión de la Feria de Barcelona y el núcleo urbano de L’Hospitalet. Toyo Ito ha realizado en los últimos años (algunas obras están aún en ejecución) la expansión de la Fira de Barcelona (que incluye el auditorio y la pasarela que recorre todos los nuevos edificios), la nueva estación de metro de Foc-Cisell y las impresionantes Torres Porta Fira, cuyo perfil ya es el gesto de bienvenida a Barcelona de todos los visitantes que acceden a la ciudad desde el aeropuerto. En otras palabras, el nuevo emblema del acceso sur de la ciudad.

En el centro de la ciudad, en el Paseo de Gracia, Toyo Ito ha diseñado la fachada de aires gaudinianos del edificio ubicado en el número 83 de la gran avenida barcelonesa, muy cerca de la gran obra de su inspirador, La Pedrera.

Los comentarios están cerrados.