Viaje a la Ciudad de México, la cuna azteca


piedra del sol

Ciudad de México es hoy uno de los centros financieros y culturales más importantes del mundo, y no es casualidad. La tierra que meció la civilización azteca en el Valle de México ha visto levantar y destruir templos y palacios, mimando sus restos durante siglos. El legado antropológico que la Historia ha dejado a esta ciudad es el sueño del viajero.

XochimilcoConstruida sobre un islote del antiguo lago de Texcoco, Ciudad de México creció entre chinampas, una red de canales aztecas. Xochimilco, al sur de la ciudad, conserva parte de esas infraestructuras milenarias por las que hoy navegan los turistas. Merece la pena subirse a una trajinera para contemplar los jardines flotantes, un ingenio agrí­cola convertido en patrimonio de la humanidad.

En 1325 el actual México D.F. se llamaba México-Tenochtitlan, y se erigí­a en capital del Imperio Azteca. A sus pobladores, los mexicas, les bastaron 200 años para construir una civilización a base de acueductos, palacios, pirámides… y templos. Uno de los más importantes es el Templo Mayor, situado en el centro de la capital. Templo-Mayor

Dedicado a la alabanza de los Dioses Tláloc (Dios de la lluvia) y a Huitzilopochtli (Dios de la guerra), el Templo Mayor sorprende al visitante con el Tzompantli, una pared cubierta con representaciones de cráneos. Entre las piezas arqueológicas no hay que perder de vista el monolito de la diosa Coyolxauhqui, una estela de más de 11 toneladas que se puede visitar en el museo del templo.

El Templo Mayor permaneció enterrado hasta los años 70, cuando unos operarios encontraron los restos por casualidad. Los ocultaba la Catedral Metropolitana, el coloso que en el siglo XVI mandó construir allí­ Hermán Cortés tras la victoria del Imperio español.

Frente a la Catedral y el Palacio Nacional, presidida por una inmensa bandera mexicana, se extiende la Plaza de la Constitución. Conocida como el «Zócalo», esta explanada de 4.6800 metros cuadrados es sede habitual de conciertos, danzas indí­genas y protestas polí­ticas.

bosque chapultepecPero las raí­ces precolombinas más profundas crecen en el inmenso Bosque de Chapultepec, a un paso del Eurostars Suites Reforma. Allí­ descansa el Museo Nacional de Antropologí­a, custodiando la mayor colección mundial de objetos y arte precolombinos. El gran árbol mitológico que representa su patio central vertebra las salas dedicadas a las culturas Olmeca, Maya y Azteca, entre otras. La pieza más visitada es la Piedra de Sol, mal llamada «calendario azteca», un monolito del siglo XV que pesa 25 toneladas. 

A la salida del museo, frente a la entrada principal, se puede disfrutar del Ritual de los Voladores de Papantla, en el que cuatro hombres vestidos con coloridos trajes tí­picos del estado de Veracruz se lanzan desde un tronco de 20 metros al que están atados. Sólo uno de ellos permanece en la cima, tocando una melodí­a con un tambor y una flauta.

Los comentarios están cerrados.